Tu perro y el calor. Todo lo que necesitas saber para prevenir problemas y ayudarle.

Desconocer el efecto del calor en tu perro puede ser peligroso, más con los climas cada vez más extremos en los que vivimos.

Con unas sencillas recomendaciones evitarás estos problemas y ayudarás a tu perro a sobrellevar mejor el calor.

En este artículo te hablo de todo esto y te doy esas claves que debes tener en cuenta sobre tu perro y el calor.

¿Tu perro pasa calor?Perro pasando calor

La respuesta es muy simple, sí, por supuesto. Tu perro puede pasar tanto calor como frío. La típica imagen del perro tumbado plácidamente frente a la chimenea no es una casualidad. Ahora bien, dependerá tanto de la raza como del individuo, su sensibilidad a las diferentes temperaturas y cómo le afecte. Mientras que Circe, nuestra Can de Palleiro, es una apasionada del sol y la chimenea (aunque por raza está preparada para aguantar muy bien el frío) otro de nuestros compañeros, Grok, dormiría metido en la nieve (y no, no es un nórdico, es un mestizo de collie). Por último, también tendrá mucho que ver el cuidado que llevemos en el día a día de su manto.

Cómo siente el calor tu perro

Un aspecto importante que debemos tener en cuenta es la capacidad de modificar su organismo para adaptarse al clima. Las famosas mudas de pelo que tan de cabeza nos traen (a nosotros y a nuestras sufridas aspiradoras) son un claro ejemplo de ello. Algo que pasa más desapercibido es la capacidad de reducir o generar niveles de grasa para adaptarse a la temperatura. El pelo y la grasa actúan como aislantes para el perro.

Otra de las claves para entender cómo nuestros perros sienten el calor es que su sistema de sudoración es diferente al nuestro. No tienen glándulas sudoríparas repartidas por todo el cuerpo, si no focalizadas en zonas muy concretas: las almohadillas, la boca y la trufa. Por esta razón vemos a los perros jadear o podemos observar que dejan huellas de sus almohadillas cuando hace mucho calor.

¿El pelo da calor a los perros?

Aquí la respuesta no es tan sencilla. Dependiendo de la raza o cruce requerirá unos cuidados u otros, pero la realidad es que el manto ejerce de capa protectora tanto del frío como del calor. Determinados perros pueden requerir recortes en su pelaje, pero esto suele ocurrir porque no hemos cuidado el pelo de forma adecuada. Hay razas como el perro de aguas, cuyo pelaje requiere grandes cuidados para que no se enrede. Una vez generadas las rastas poco podremos hacer más allá de cortar el pelo.

El pelo da calor cuando no hemos realizado el mantenimiento adecuado. Si dejamos que se acumule el pelo muerto, el sistema de refrigeración natural de nuestro compañero no será eficiente… Sin embargo, si vamos eliminando ese pelo muerto (lo que de forma natural se produciría al restregarse por el suelo o contra árboles y arbustos) se producirá un efecto aislante y refrigerante que ayudará al perro a sobrellevar mejor las altas temperaturas.

Pero como siempre decimos, cada perro es un mundo. Lo mejor es que consultes a una peluquería canina de confianza y que tenga amplia formación al respecto sobre las necesidades del manto de tu perro.

Síntomas para saber si tu perro tiene calor

Hay una lista de señales o síntomas de que tu perro está pasando calor y que te pueden ayudar a prevenir problemas (como el golpe de calor).

  • Mi perro jadea: uno de los motivos de que tu perro jadee puede ser que está pasando demasiado calor. Si ha sido después de una actividad o si ha pasado por una situación estresante, no debes preocuparte, es normal. Sin embargo si no es ninguno de los casos anteriores, se prolonga en el tiempo y de su boca cae mucha “baba”, es muy posible que tu perro esté pasando demasiado calor.
  • Mi perro está débil: esta es una señal clara de que algo no va bien; si se combina con altas temperaturas, jadeos con baba y el resto de señales, tu perro probablemente esté pasando más calor Perro con síntomas de calordel que puede soportar.
  • Mi perro no quiere pasear: esto puede deberse a que hace demasiado calor fuera o incluso a que el suelo le quema (muy frecuente en aceras o asfalto). En estos casos es habitual que cuando sale a la calle busque ir por la sombra y que no quiera continuar en lugares donde no haya.
  • Mi perro respira muy rápido: el aumento de la frecuencia y la intensidad de la respiración en una situación normal (en la que no hay ejercicio físico ni estrés) es un indicativo de que está pasando demasiado calor.
  • Mi perro tiene la trufa seca: los perros tienden a humedecerse la trufa para poder captar mejor partículas de olor. Sin embargo, si el perro está pasando mucho calor y tiene cierta deshidratación, no tendrá esa capacidad. Una trufa reseca puede ser indicativo de otros problemas clínicos, así que te recomendamos que si esto es habitual en tu compañero, consultes con tu veterinario.
  • Mi perro no quiere salir del baño: el aseo es en muchos casos la habitación más fresca de la casa; si tu perro la busca continuamente es probable que esté pasando demasiado calor.
  • Mi perro se tumba sobre los azulejos: el material con que se suelen fabricar suele conservar bastante bien el frío (si está a la sombra), es posible que tu perro trate de bajar su temperatura corporal apoyando su cuerpo en ellos.
  • Mi perro está apático: cuando nuestros compañeros están pasando demasiado calor no suelen estar para muchas gracias. Evitarán la actividad, pero generalmente, también evitarán el contacto físico, ya que no quieren generar con el contacto más calor.

Precauciones y consejos para evitar que tu perro pase calor

La realidad es que nuestro clima cada vez es más extremo y esto nos lleva a temporadas más largas de calor y que éste sea más intenso. Por suerte, con estos consejos ayudarás a tu perro para que no pase calor.

  • Ponle cuencos de agua limpia (renovada a diario) y fresca: si suele estar en varias estancias o tu casa es grande, distribuye los cuencos de forma que siempre tenga acceso cómodo y rápido a Perro refrescándoseellos.
  • Piscinas para perros: si tienes espacio y, lo más importante, a tu perro le gusta bañarse, puedes colocar una piscina. Si tu perro es muy pequeño puede servirte una palangana grande; si no, las tiendas venden piscinas para perros. Si el objetivo es refrescarse no debe ser demasiado alta (no tiene que llegar a cubrirle). Lo ideal es que tu perro pueda tumbarse tranquilamente en ella. Procura cambiar el agua de forma habitual para que no se estanque y se generen parásitos.
  • Paseos a la fresca: las horas de paseo deben ser a primeras de la mañana o últimas de la tarde. Si el perro tiene que salir entre medias, un paseo corto para hacer sus necesidades, buscando sombras y evitando suelos que puedan quemar sus almohadillas.
  • Mantenimiento adecuado del pelo: consulta con un especialista en peluquería canina sobre las necesidades de tu perro en este aspecto. Un manto cuidado, protege y ayuda a refrigerar.
  • Camas refrescantes: existen diferentes modelos en el mercado. Se trata de camas finas que al apoyarse el perro sobre ellas generan frío. Ojo, no a todos los perros les resulta agradable.
  • Collares y chalecos refrescantes: con la misma tecnología que las camas del punto anterior, estos complementos pueden ayudar al perro a bajar la temperatura corporal. Siempre debemos tener en cuenta que no a todos los perros le resultan cómodos. También existen chalecos que se empapan. Consulta a tu veterinario en caso de problemas en articulaciones y perros senior.
  • Habitación fresca: déjale libre acceso a una habitación (por ejemplo el baño) que sea fresca para que pueda refugiarse allí cuando quiera.
  • Ejercicio y entrenamientos: redúcelos y hazlos a horas donde no haga calor (primera hora de la mañana, última de la noche). Evita ejercicios muy intensos. En épocas de mucho calor deportes como canicross o bikejoring pueden ser muy peligrosos. Si realizas senderismo con tu perro, nuevamente busca las horas de menos calor; además selecciona rutas sombreadas y que transcurran a la orilla de ríos, lagos o pantanos.
  • Juguetes refrescantes: existe gran variedad de juguetes en el mercado que se rellenan de agua y se meten en el congelador. Luego el perro se entretiene lamiéndolos y mordisqueándolos.
  • Playas: Ten mucho cuidado con que no beba agua del mar, puede producir deshidratación. Además acuérdate de llevar una sombrilla para él y agua para darle.
  • La comida, en horas frescas: intenta que la digestión no se haga en los momentos de más calor del día.

Razas de perros que soportan el calor

Existen razas de perros que por haberse desarrollado en determinadas zonas climáticas, llevan mejor el calor. Te dejamos una lista de estas razas.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.