Estas son las compañeras y compañeros con los que compartimos esta «vida de perros» que llevamos. Ellos nos han enseñado, con gran paciencia, mucho de lo que sabemos. Nos enseñaron a romper esquemas, a reflexionar, a disfrutar de la vida cada segundo. Sin ellos, Anut no sería posible.

Nos lo dieron todo sin pedir nada a cambio, nos brindaron su respeto, su amor incondicional y esperamos haber estado a su altura. Porque en esto de la educación canina, no lo olvidemos, somos nosotros los que tenemos que aprender, somos nosotros los que cometemos los errores. Los perros son sencillamente perfectos como son.

Gracias a cada uno de vosotros, a los que camináis a nuestro lado y a los que por desgracia, ya no estáis con nosotros.

Os llevamos grabados en nuestros corazones.

 

Grok

Grok, perro de la familia Anut, disfrutando sobre un pradoLlegaste a nosotros de forma imprevista para poner toda nuestra vida patas arriba. Eras un canijo repleto de pulgas y miedos. El ser humano te había traicionado ya dos veces en tus escasos dos meses de vida y ya no creías en nada. Pero la paciencia, la constancia, el respeto y el cariño hicieron que poco a poco fueras confiando de nuevo y abrieras tu corazoncito. Nos obligaste a luchar por nuestros sueños, a emprender nuevos proyectos de vida, viajar, recorrer sitios increíbles. Nos sacaste de nuestra zona de confort. Nos pusiste mil retos delante que hubo que resolver, olvidando muchas veces todo lo aprendido.

 

Nos ayudaste a ser mucho mejores personas, mejores profesionales. Y lo sigues haciendo día a día. Y no solo a nosotros, también a todos esos perros que necesitan ayuda y a los que tú, con tu gran capacidad comunicativa, enseñas que hay que vencer el miedo. Eres todo un ejemplo de superación. Y te damos las gracias por compartir tu vida con nosotros día a día. Sin ti, nada de esto tendría sentido.

 ¡Gracias Grok!

 

Circe

La última en llegar a la familia Anut. Circe estaba en la Asociación Animalejos y pese al gran trabajo de las Circe, perra de la familia Anut, disfrutando sobre unas rocaspersonas que la llevan, Circe no estaba bien. Su corazón salvaje ansiaba demasiado la libertad. Cuando nos vimos, la conexión fue instantánea. En seguida supimos que te vendrías con nosotros.

Sabíamos que surgirían algunos problemas y sí, surgieron. Pero con paciencia y trabajo vamos mejorando día a día. Lo que no sabíamos era todo el amor que estabas dispuesta a dar y recibir. En cuanto te abriste a nosotros, descubrimos una perra muy joven, con un corazón increíble. Has demostrado ser una gran comunicadora y te has adaptado a la casa de un forma espectacular. Tu y Grok nos habéis dejado pasmados con vuestro amor mutuo. Cada vez que os vemos durmiendo juntos, nos derretimos.

No conocemos tu pasado Circe, pero sabemos que es oscuro. Cuando llegaste a casa en seguida supimos que jamás habías estado en una. Tu forma de mirar, de moverte por el monte, nos explicaba que habías sobrevivido, con tan poca edad, por ti misma. Tu miedo a los palos nos habló de golpes y dolor.

Te hemos hecho una promesa Circe, jamás nadie te volverá a hacer daño, jamás volverá a faltarte el calor y el amor de una familia.

¡Gracias por tener ese corazón que no te cabe en el pecho! ¡Gracias por dejarnos compartir este camino contigo!

Namú

Viviste como eras, indomable, salvaje, rebelde. Tus inicios fueron duros, pero robaste un corazón humano y te hiciste inseparable. Enseñaste que el tiempo es el que hay y que está para disfrutarlo. Enseñaste que con paciencia, todo se puede. Viviste mil aventuras, rutas de montaña, viajes por grandes mares, fugas, noches en la playa…

Pasaste de joven loca a abuela sabia, en un camino lleno de sonrisas y lágrimas.

Cuando te fuiste, te llevaste una gran parte de ese corazón humano que por derecho propio te pertenecía… y una parte también del de aquellos que no tuvimos la oportunidad de conocerte.

¡Gracias Namú por todo!

 

Charly

El perro Charly disfrutando de la playa a la sombraEste pequeño llenó nuestras vidas de alegría durante muchos años. Nos enseñó que da igual el tamaño y la raza, un perro es un perro. Disfrutó de montañas, de playas y de mil viajes siempre a nuestro lado. Sabía comportarse ya fuera en una ruta de montaña como en casa (aprovechando cualquier descuido para tumbarse en un cachito de manta).

También nos enseñó lo que es envejecer y como tenemos que adaptarnos a las necesidades cambiantes de esa etapa de la vida. Tuvimos la suerte de disfrutar de tu compañía mucho tiempo.

¡Gracias por tu cariño y tus enseñanzas!

 

 

Rocky

Rocky, el gato de la familia Anut, sobre un muroUn corazón libre, salvaje y enorme latía en el pecho de este enorme persa. Vivía la libertad día a día, salía por la ventana, sus límites solo eran los bosques, y volvía, alguna vez que otra con alguna cicatriz, pero feliz.

Nos enseñó que un gato no es un animal de piso. Que si se le da la oportunidad es un animal que explora, que exprime la vida. Con su inteligencia burlaba a los pobres perros del vecindario aunque con los de casa fuera un sol. Y qué decir de su incondicional amor: cuando de pequeño, el que escribe estaba enfermo, él se ponía a los pies de la cama hasta que me recuperaba. Rocky lo tenía todo, el amor de un compañero peludo y la independencia de un animal autónomo. Y aunque la vida, y probablemente la maldad humana, te llevaran antes de tiempo, sabemos que disfrutaste de cada día de tu vida.

¡Gracias por todas tus enseñanzas y por haber compartido tu vida con nosotros!

 

 

Laser

Laser, pastor belga junto el que creció la familia Ant

 

¡Qué decir de este pastor belga! Fuiste mi primer amigo peludo. Crecimos juntos, entre travesuras y aventuras. Lo diste absolutamente todo por tu familia. Nos enseñaste la importancia de enseñar a las niñas y los niños a relacionarse con los perros. ¡Y qué paciencia con el ajetreo infantil a tu alrededor! Siempre recordaremos cómo acudías raudo al silbido de mi padre, con el que tu vínculo era sencillamente excepcional.

 

Cuando pienso en ti se me viene a la cabeza la hermandad entre perro y humano, una hermandad basada en el cariño, el compañerismo y el respeto. Te fuiste antes de tiempo y, a pesar de lo doloroso que fue, siempre recordaremos que viviste una vida maravillosa. ¡Estás grabado en nuestros corazones Laser!

 

¡Gracias por tus enseñanzas!

 

 

 

Comparte el contenido:

Comentarios cerrados.