10 consejos para enseñar a tu perro a no tirar de la correa

Enseñar a tu perro a no tirar de la correa puede convertirse en una odisea. Sabemos lo frustrante que es que tu perro tire de la correa y queremos ayudarte con unos consejos sencillos, aunque como siempre nuestra recomendación es que recurras a un profesional de la educación canina (puedes consultar nuestros servicios).

¿Por qué tu perro tira de la correa?

Puede deberse a múltiples factores:

  • Miedo.
  • Reactividad.
  • Estrés.
  • Sobre excitación.
  • Poco autocontrol.
  • Edad.

Lo primero que debes hacer es analizar por qué tu perro tira de la correa y focalizarte sobre ese aspecto.

10 consejos para enseñar a tu perro a no tirar de la correa

1. Enseña a tu perro a salir de casa tranquilo: Si tu perro ya sale por la puerta con un estado emocionalCirce y Grok enseñando a no tirar de la correa muy alterado, difícilmente el paseo va a ser tranquilo. En el caso de que ver la correa y el arnés ya le alteren puedes romper esa asociación. Varias veces al día ponle el arnés, coge la correa, pero luego no hagas nada (puedes ir a leer, cocinar, sentarte, ponerte a trabajar…). El perro aprenderá que ver esos elementos no significa salir a pasear. Por otro lado puedes pedirle que realice ejercicios de auto control antes de salir (por ejemplo que se siente). Siempre teniendo en cuenta que estos ejercicios no le frustren ni que generen más excitación. Por último rompe la expectativa salimos a la calle = super paseos excitante: Sal un momento y vuelve dentro; en otro da la vuelta a la manzana y a casa. Muchos perros se excitan mucho cuando se suben al coche porque es sinónimo de monte… pues esto es igual.

2. Usa arnés: El collar lo único que logrará es que al ir asfixiándose el perro vaya más nervioso. Para un paseo tranquilo el perro debe ir cómodo. ¿Vale cualquier arnés? Rotundamente NO. Los más recomendables son los conocidos como en H o en Y (llevan dos enganches a los lados del lomo y una especie de Y en el pecho). De todas formas, también importa la morfología del perro: no es lo mismo un galgo que un mastín.

3. No pegues tirones ni uses correcciones: Estas técnicas solo generarán más tensión en el perro y un perro tenso tira más de la correa. Además pueden generar lesiones y miedo. Por último decir que también puede producir graves problemas de comportamiento. Por ejemplo, si damos un tirón cuando nuestro perro quiere acercarse a otro perro, puede relacionar ese dolor, molestia o estímulo aversivo con el perro al que quiere saludar, desarrollando así problemas de agresividad canina.

4. Utiliza el principio de Premack: Dice así » dadas dos respuestas en un procedimiento deGrok enseñando a no tirar de la correa condicionamiento operante, la respuesta más probable reforzará la conducta menos probable  y la respuesta menos probable no reforzará a la conducta más probable». Sabemos que parece un trabalenguas, no te preocupes, vamos a traducirlo al ejemplo de tirar

de la correa…

Pensemos en un perro que quiere llegar al parque para jugar con sus amigos. Lo normal, la conducta natural es ir rápido hacia ese lugar, ya que cuanto antes llegue antes obtendrá lo que d

esea. Tenemos que cambiar ese concepto en el perro por un «si tiras, no avanzarás». Tenemos que «crear» una conducta alternativa al ir rápido que será la que le lleve a su objetivo, es decir la que se refuerce, en nuestro caso caminar a nuestro paso. En resumen, si tiras nos bloqueamos y no avanzamos; si vas caminando relajadamente, avanzaremos.

5. Usa una correa adecuada: Para que tu perro no tire de la correa tanto él como tu debéis ir cómodos. Usa una correa con una longitud adecuada (solemos recomendar que tengan unos 3 metros de longitud), así el perro tendrá distancia suficiente para auto-gestionarse (olfatear allí, mirar allá, pararse un poco, adelantarse…). La correa debe ser lo más ligera posible y de un material que no haga ruido (evitar, en lo posible, correas metálicas). Además deberá ser agradable para tu mano ya que por mucho que él vaya cómodo de nada servirá si tu vas tenso o incómodo, ya que esto alterará a ambos.

6. Proporciona paseos de calidad: De nada servirá poner en práctica mil técnicas si el perro no tiene sus necesidades cubiertas. Cada perro es un mundo y cada uno tiene unas necesidades. Pero debes proporcionar paseos en los que puede dirigirse donde el quiera (siempre con seguridad), pueda olfatear, relacionarse con otros perros… etc. En resumen: déjale ser perro.

7. Busca momentos de calma durante el paseo: Siéntate a «ver la vida pasar». Enseñarle a «no hacer nada» en los paseos, a que no todo el rato hay acción, es fundamental para que tu perro no tire de la correa.

Circe y Grok aprendiendo a no tirar de la correa8. Trabaja los estímulos «distractores»: Haz una lista de todo aquello que hace que tu perro tire de la correa y empieza a trabajarlo por separado. Empieza por lo más fácil e incrementa la dificultad de forma progresiva.

9. Se interesante para tu perro: Interacciona con él en el paseo. Dedica tiempo a jugar, a entrenar, a realizar actividades cooperativas… Fortalece el vínculo entre vosotros. ¡Conviértete en lo más interesante del mundo para tu perro!

10. Introduce variaciones y cambios de rumbo en tu paseo: Si siempre realizas el mismo trayecto tu perro puede querer llegar antes a aquellos puntos que más le interesan. Varía tus rutas y vete cambiando de dirección durante el paseo para que aprenda a estar más pendiente de ti.

Que tu perro tire de la correa no es un problema de comportamiento

Tratarlo como tal puede ser contraproducente. Tirar de la correa es algo completamente natural en el perro. Es un problema para nosotros, no de ellos. Debemos ser empáticos en el sentido de que le estamos pidiendo al perro que cambie una conducta natural en ellos para adaptarse a nosotros.

Quiero que mi perro deje de tirar de la correa inmediatamente

Siento decirte que eso no es real. Es un proceso que requiere de tiempo y paciencia. Una buena opción es utilizar dos arneses diferentes. Uno para los «paseos de trabajo» (aquellos en los que te vas a dedicar al 100% a poner en práctica las pautas) y otro para los paseos normales (en los que vas a «sobrevivir»). Así el primer arnés se condicionará poco a poco y el perro aprenderá a que con ese arnés no se tira.

Podemos ayudarte…

Si necesitas ayuda con tu perro, no sabes como trabajar este u otro problema o simplemente quieres avanzar en su educación, no dudes en llamarnos al 697 322 727 o escribirnos a info@anut.es, estaremos encantados de echarte una pata.

Marcar el enlace permanente.

Comentarios cerrados.